El sistema de conservación en frío, clave para tu negocio.

Tabla de contenidos

Hoy te acercamos algunas de las preguntas que debes hacerte para dotar a tu instalación del sistema de refrigeración adecuado.

A la hora de arrancar o reformar un restaurante o local de cocina profesional debemos tener muy en cuenta cómo vamos a conservar y refrigerar los alimentos que vamos a utilizar para preparar nuestros platos.

Y para ello es indispensable contar con los equipos de refrigeración adecuado a las características de nuestro negocio.

Lo primero que debes preguntarte es ¿Qué tipo de cámara frigorífica necesito?

Las cámaras de refrigeración trabajan con temperatura positiva, y se encargan de conservar los alimentos frescos y listos para su cocción, pero sin llevarlos al punto de congelación.

Trabajan a temperaturas de entre 0 y 10 °C y se emplean en el enfriamiento de carnes, pescados, verduras, frutas y hortalizas, ya que no alteran la humedad y ayudan a que se mantengan íntegras.

Trabajan con temperatura negativa, es decir, por debajo de 0º y congelan los alimentos.

Estos tipos de cámaras frigoríficas trabajan con temperaturas de entre -28 y 0 °C.

En su construcción se emplean revestimientos industriales que favorecen la humedad atmosférica y garantiza que la temperatura interior se mantenga constante.

Se usan para carnes y otros alimentos orgánicos que requieran de congelación para su conservación.

Los abatidores de temperatura son los más utilizados en restaurantes por su alta capacidad de reducir la temperatura de los alimentos en cuestión de minutos.

Es importante tener en cuenta que un abatidor no es un sistema de almacenamiento refrigerado, sino una máquina capaz de disminuir rápidamente la temperatura de alimentos recién cocinados o frescos, evitando así la aparición de bacterias.

Cuando hablamos de tamaño y facilidad de montaje, la cámara frigorífica modular tiene todo lo que necesitas porque maneja un sistema de armado por bloques o recintos de medidas estándar que se ensamblan y arman para formar el equipo.

Son muy fáciles de transportar y de armar, por lo que reduce costes en toda la cadena de compra, traslado y montaje.

Sus paneles tipo sándwich se componen de poliuretano inyectado de alta resistencia, hermeticidad y durabilidad.

Los túneles de congelación se caracterizan por ser equipos de enfriamiento industrial que funcionan por medio de un sistema automatizado de desplazamiento de aire y corrientes intensas de frío que congelan los alimentos mientras el producto se desplaza dentro de la cámara.

Lo más destacado de ellos es su capacidad de manejar temperaturas inferiores a los -30 °C, convirtiéndolos en máquinas frigoríficas industriales de alto rendimiento.

Este tipo de cámara se utiliza para aquellas empresas hosteleras que deben congelar carnes, pescados y mariscos para ser enviados a otros lugares.

Una vez clarificado los tipos de equipos existentes a nivel general, debes plantarte la ubicación de tus equipos de enfriamiento.

Un asesor de Gastroproject, te podrá ayudar a definir el tipo de equipos mas adecuado para tu establecimiento, así como la ubicación y dimensiones que deben tener.

Si vas a conservar cantidades grandes de alimento, las cámaras de refrigeración modulares son una gran opción, ya que son ampliables, y permiten incrementar a posteriori la capacidad y también optimizar la eficiencia del equipo.

Para espacios más limitados o un flujo regular de entrada de mercancía, posiblemente una mini cámara frigorífica sea suficiente.

También puedes integrar armarios frigoríficos en tu cocina.

Si la cámara irá en el exterior, expuesta al sol y la intemperie será necesario estudiar a fondo el tipo de unidad frigorífica a instalar así como el espesor del panel frigorífico, puesto que tanto uno como otro tendrán que trabajar en condiciones adversas.

Hay dos posibilidades; sobre su propio suelo de panel frigorífico, o directamente sobre el suelo de tu local. Lo recomendable, cuando quieres un sellado perfecto y no quieres perder nada de temperatura interior, es adquirir la cámara con suelo de panel.

En este caso, lo ideal es rebajar el suelo del local en el ámbito donde va a ir situada la cámara para que el panel de base quede al mismo nivel que el suelo del resto de tu cocina, de forma que evites el siempre incomodo escalón que se suele generar para acceder a la cámara.

Asesorate siempre con un profesional

En definitiva, como puedes observar hay muchos condicionantes a la hora de decidir qué tipo de instalación necesita tu negocio, por eso te recomendamos que te dejes asesorar siempre por profesionales experimentados en el diseño e instalación de cámaras refrigeradas.

En Gastroproject tenemos mas de 20 años de experiencia asesorando a nuestros clientes para encontrar la solución perfecta.

Call Now Button